Es Molí de Dalt

Sant Lluís, el legado francés en Menorca

El siguiente destino al que ponemos rumbo para continuar nuestra ruta por las poblaciones más destacadas de Menorca, nos acerca a una época marcada por contiendas entre grandes imperios que se disputaron la hegemonía de nuestra isla dado su incalculable valor estratégico, dejando tras su paso por nuestro territorio un legado histórico y cultural que aun hoy conservan las tranquilas calles de Sant Lluís, donde todavía puede apreciarse la clara influencia francesa a través de la arquitectura y las costumbres que definen el carácter propio de esta localidad.

Situado al sureste de Menorca, perteneciente al término municipal homónimo como el núcleo urbano más relevante de la región, los orígenes de la población de Sant Lluís nos remontan hasta el s. XVIII, cuando desembarcaron en la isla doce mil soldados franceses bajo las órdenes del mariscal francés Duque de Richeliu, una incursión militar que terminaría con el asedio al Castell de Sant Felip en el puerto de Maó y la rendición de las tropas británicas el 29 de junio de 1756.

Tras su éxito militar, los franceses emprendieron un plan urbanístico para unificar los numerosos caseríos repartidos en el sureste de la isla y para reubicar el arrabal formado entorno al Castell de Sant Felip, ya que las viviendas erigidas alrededor de la fortaleza llegaron a entorpecer las defensas establecidas. Finalmente, los intentos fallidos por cumplir con sus proyectos urbanísticos dieron lugar a la fundación de un nuevo núcleo urbano; Sant Lluís, en honor a san Lluís IX, antiguo rey de Francia.

Actualmente, las calles y plazas de la población mantienen el trazado implantado por el Conde de Lannion, gobernador Francés de la isla en quien recaería la responsabilidad de afrontar el nuevo proyecto urbanístico, delegando en Antoine de Causan el dibujo de los planos de la población que todavía se conservan en memoria del legado francés. Los trabajos en la construcción de la iglesia de estilo neoclásico en el año 1761, marcarían el nacimiento de una población que se expandiría entorno a la edificación del templo, poniendo fin a su vez a los conflictos entre los propietarios rurales que reclamaban su derecho sobre las tierras de la garriga de Binifadet y la Administración francesa.

Acorde con el estilo de su iglesia, las antiguas viviendas y edificaciones de la localidad conservan sus blanqueadas fachadas que armonizan el conjunto arquitectónico, una línea que no obstante si han perdido las nuevas construcciones erigidas durante la expansión de la localidad tras la llegada del turismo, como consecuencia lógica del aumento notable de la actividad económica local, el crecimiento demográfico y un desarrollo urbanístico en aumento.

Otra de las edificaciones más representativas de la población es su antiguo molino harinero, conocido como es Molí de Dalt, una de las construcciones más emblemáticas y relevantes de la localidad que actualmente acoge en su interior un museo etnológico. Así mismo, ocupando enclaves privilegiados en la costa sureste de Menorca, se encuentran ubicadas otras poblaciones de especial interés y privilegiado entorno natural, tales como las urbanizaciones de Binibeca Vell, Punta Prima, s’Algar o Alcaufar, lugares de visita obligada que también os recomendamos descubrir durante vuestra estancia en la isla desde Autos Vivó, la empresa de alquiler de vehículos en Menorca que le pone ruedas a tus ilusiones.

Como llegar a la población de Sant Lluís

El núcleo urbano de Sant Lluís se encuentra ubicado al sureste de la isla, al sur de Maó y Es Castell. Para llegar en nuestro vehículo, partiremos de Maó tomando desde su circunvalación la PM-702 en dirección sur, que nos conducirá directos hasta el centro de Sant Lluís.


Ver mapa más grande

Imagen; es.wikipedia.org