Villacarlos

Es Castell, el arrabal de Sant Felip

Aprovechando quizás la visita al núcleo urbano de Maó, ponemos rumbo al extremo este de la isla para llegar al siguiente destino de nuestra ruta por las principales poblaciones de Menorca; Es Castell, un pueblo que desde sus orígenes ha mantenido su desarrollo en estrecha relación con el transcurso de la historia local, salpicada por la crueldad de trágicos acontecimientos que marcarían las vidas de los antiguos habitantes de Menorca.

Es Castell es una de las poblaciones más cercanas a la ciudad de Maó, con la que comparte la espectacularidad del entorno natural que caracteriza el extremo este de Menorca. Ambas localidades quedan unidas además por uno de los capítulos más terribles ocurridos durante el transcurso de la historia local; el ataque y saqueo de Maó a manos del pirata otomano Barbarroja en el año 1535.

Tales acontecimientos, darían lugar a la ampliación y mejora de las defensas que debían proteger la entrada al codiciado puerto de Maó, donde cabe destacar la construcción del Castell de Sant Felip erigido por orden del emperador Carlos V. Del mismo modo que ocurriría en la población de Fornells décadas más tarde, las obras de la monumental fortaleza atraería a un gran número de trabajadores llegados de todos los puntos de la isla, formándose las barriadas colindantes a la edificación del castillo que serían conocidas como la población de s’Arrabal de Sant Felip.

Con el paso de los años, las barracas de los trabajadores llegaron a transformarse en las viviendas que terminarían por configurar el pueblo, dando cobijo a trabajadores, soldados y familias destinados a la construcción. No obstante, una vez finalizadas las obras de la fortaleza, las viviendas cercanas a la fortaleza tuvieron que ser derribadas en diversas ocasiones, desplazando a sus habitantes a lugares más retirados donde sus casas no entorpeciesen las funciones defensivas del castillo, hasta llegar a ocupar su ubicación actual.

Dado su enclave y el origen de la población, no es de extrañar el aspecto militar que conservan algunas de las edificaciones más destacadas de la actual población, así como la clara influencia británica que todavía se percibe entre sus tranquilas calles, aspectos también en común que mantiene con la cercana ciudad de Maó.

Sea quizás uno de los principales encantos de la población su conexión con el puerto de Maó, a través de los dos puertos naturales de Es Castell situados en Cala Corb y Cales Fonts, sumándose con su presencia al encanto marino del lugar en especial durante las noches de verano, cuando disfrutar de un apacible paseo entre terrazas y paradas de mercadillos artesanales se convierte en un placer del que no deberíamos renunciar.

Otras de las actividades y lugares de visita obliga en Es Castell son;

Pasear por las calles de Es Castell implica adentrarse en uno de los capítulos más significativos en la historia de Menorca, descubrir las riquezas de una cultura apasionante y visitar la tierra que a diario se ilumina con los primeros rayos de sol que bañan nuestras fronteras, una población señorial de memoria imperecedera que os recomendamos recorrer desde Autos Vivó, la empresa de Rent-a-Car en Menorca que le pone ruedas a tus ilusiones.

Como llegar a Es Castell

El pueblo de Es Castell (conocido también como Villacarlos), se encuentra ubicado en el extremo este de la isla, al sudeste de la ciudad de Maó.

Para llegar en nuestro vehículo, tomaremos la carretera principal de Ciutadella-Maó hasta llegar al núcleo urbano, donde tomaremos la Ctra. de Villacarlos que continua por la Ctra. de Maó-Es Castell para llevarnos hasta nuestro destino.


Ver mapa más grande