Archivo de la etiqueta: turismo alternativo

Naveta des Tudons

Puntos clave de la historia de Menorca: la cultura Talayótica

 

Hoy visitas Menorca y descubres una preciosa isla mediterránea, con hermosas playas de aguas turquesa, un lugar de descanso y placer, con mucho por ver y mucho por disfrutar.

Pero esto, no siempre ha sido así.

Hubo una época, muchísimo tiempo atrás, en que la vida era infinitamente más dura, y hombres y mujeres debían dar lo mejor de sí mismos para prosperar en un entorno peligroso… en una Menorca en la que habitualmente había que luchar.

Esta semana, cogemos nuestro coche de alquiler en Menorca para realizar no sólo un viaje físico, sino también un viaje en el tiempo.

Descubriendo la Menorca prehistórica

Los humanos llegaron a esta isla hace más de cuatro milenios. Aquellos hombres y mujeres traían consigo conocimientos: el de la construcción básica, el de la agricultura y la ganadería. Y el de los metales.

Primero, aprendieron a dominar el bronce. Pronto se pasaron al hierro, con el que fabricarían eficaces herramientas, y armas mortíferas. Y, mientras tanto, desarrollaron una arquitectura propia, que hoy todavía podemos ver con admiración, repartida por toda la isla.

El mejor punto para empezar este viaje en el tiempo es en Ciutadella. Para empezar, porque en su Museo Municipal encontraremos una amplísima colección de materiales arqueológicos de     esa época prehistórica, así como explicaciones generales que te ubicarán en el tiempo para todo lo que verás durante el resto del día.

Y ahora, ¡es el momento de coger tu coche de alquiler!

Navetas y poblados de los honderos más peligrosos del Mediterráneo

Saliendo de Ciutadella por la Me-1 en dirección a Ferreries, en el km. 40, encontrarás el edificio talayótico más emblemático de la isla: la Naveta des Tudons.

El nombre lo comprendes en cuanto la ves: los menorquines prehistóricos la construyeron como una barca boca abajo, en técnica ciclópea, con grandes sillares de piedra caliza encajados entre sí. Es asombroso verla ahí, erguida y orgullosa tres mil años después, sin argamasa ni nada entre sus sillares más que el peso y el tiempo.

La Naveta es un monumento funerario, en el que se hallaron los cuerpos de un centenar de personas, hombres y mujeres, muertos en el primer milenio antes de Cristo.

¿Quiénes eran? Nunca lo sabremos con certeza. Pero el visitante, ahí en la Naveta, puede imaginar que esos hombres y mujeres pudieron ser honderos, como los que poco después aparecerían en las crónicas de la antigüedad.

Y es que cartagineses primero, y romanos después, todos quisieron incorporar en sus ejércitos uno o dos batallones de honderos baleares. Ningún otro pueblo era tan eficaz con las hondas: al comienzo de la batalla, eran capaces de barrer las filas enemigas con una lluvia de piedras que mataba a muchos, y dejaba al resto “blandito” para el cuerpo a cuerpo.

Naveta des Tudons

 

¿Quién dijo que Menorca era sólo una isla para el descanso y el relax?

Vayas a donde vayas, en esta isla, siempre vas a toparte con esos honderos de la Edad del Hierro, y con sus monumentos y sus poblados.

  • Torretrencada, un poblado en el que encontrarás una de las taulas (un tipo de monumento con forma de mesa) más bellas de la isla, y que perduró hasta la conquista romana del 123 a.C.

Torretrencada

 

  • Desde Alaior, ve hacia el sur hacia Torre d’en Galmés. Es el mayor poblado prehistórico de Menorca: más de 66.000m2 en lo alto de una colina en el sur de la isla.

Torre d’en Galmés

 

  • Al salir de Torre d’en Galmés, aprovecha y sigue al sur hasta Calescoves. Te asombrarán las tumbas excavadas en las rocas.

 

  • Talatí de Dalt, ya llegando a Mahón, es uno de los poblados mejor conservados, con su talayot elíptico, el recinto de la taula, o incluso viviendas y cuevas.

Talatí de Dalt

 

  • Trepucó, en Mahón, es otro de los poblados prehistóricos más grandes de la isla: un área de casi 50.000m2, de resto de muralla y torres, y con otros dos talayots para visitar.

Trepucó en Mahón

 

Imagina aquellos hombres y mujeres, vestidos con sus telas y sus pieles, atentos a los barco de posibles invasores, desde sus torres y sus murallas. Afilando lanzas, cuchillos y espadas. Y, sobre todo, preparando las hondas, para hacer el mayor daño posible antes de que el invasor pisara tierra.

¡Eran otros tiempos, aquellos! Y otra Menorca. Pero aún puedes revivirla. Sólo tienes que reservar tu auto de alquiler en Autos Vivó, y visitar todos estos puntos, tocar las piedras que ellos tocaron, pisar el suelo que ellos pisaron.

Y sentir que Menorca es mucho más de lo que parece a simple vista.

Ruta en coche de alquiler en Menorca por Sant Lluís

Lo mejor de los pueblos de Menorca: Sant Lluís

 

 

Dicen que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños, y esto en el caso de Menorca aplica a las mil maravillas. Es sorprendente la cantidad de rincones encantadores y lugares interesantes que puedes encontrar en esta isla, y a los que llegarás fácilmente con tu coche de alquiler.

 

Aunque si te alojas en Mahón no vas a tener que conducir mucho, porque hoy visitamos una población muy cercana: Sant Lluís.

 

¡Es el momento de afrancesarse!

 

Molino de Sant Lluís en Menorca

 

Otra capa de historia a la que acceder con tu coche de alquiler

 

Menorca concentra en su geografía tantísimos cambios y etapas históricas, que un simple recorrido nos lleva de ida y vuelta por los siglos, los moradores y los invasores.

En este caso se trata de un invasor de habla francesa: durante la guerra de los Siete Años (1756-1763), el ejército francés necesitaba un lugar donde alojar a las tropas, que al mismo tiempo sirviera para controlar la población rural que vivía dispersa en los alrededores.

 

Dicho y hecho, edificaron Sant Lluís, dándole un trazado que la distingue de las demás ciudades menorquinas: totalmente rectilíneo. La uniformidad de sus casas encaladas de blanco, con todos sus tejados dispuestos en orientación este-oeste, resulta sorprendente y diferencial. La perfecta integración de la iglesia neoclásica (dedicada a Luís IX) con la arquitectura que la rodea muestra a las claras cómo todo el núcleo se diseñó como un conjunto.

 

Iglesia de Sant Sant Lluís, Menorca

 

Las viviendas se ven salpicadas aquí y allá con algún viejo molino de trigo, como el Molí de Dalt, hoy reutilizado como museo etnológico. Y por sus calles, sobre todo en verano, es habitual encontrarse conciertos en mitad de la calle, así como el mercado artístico en el que los creadores y artistas locales exponen sus obras y la venden al público.

 

Rinconcitos de Menorca en coche de alquiler

 

 

El entorno de Sant Lluís

 

El interés de Sant Lluís no se agota en sus calles, sino que se extiende a su entorno rural y sus caminos, que te llevarán a pintorescos lugares como un talaiot prehistórico (saca la cámara) o una torre defensiva del siglo XVI (saca la cámara otra vez). Todo ello en rutas senderistas que acaban en calas inolvidables como Biniparratx, S’algar o Cala Rafalet, además de otras excelentes playas.

 

¿Qué mejor manera de rematar la visita refrescándote en el cristalino Mediterráneo que bañas las costas de Menorca?

 

Conoce las playas cercanas a Sant Lluís con tu coche de alquiler: Cala Rafalet

 

Luego a secarse, y de vuelta al coche, a descansar al hotel y a prepararse para otro magnífico día visitando Menorca con tu rent-a-car. ¿Qué nos deparará la próxima excursión?

 

Reserva ya tu coche de alquiler con Autos Vivó.

Practicando turismo responsable con tu coche de alquiler en Menorca

 

¿Cuántas veces has estado en algún destino turístico abarrotado de gente y te has percatado del deterioro que el turismo tradicional genera en estos lugares? Suciedad, contaminación, pérdida de comercios locales en favor de grandes superficies… En definitiva, el lugar en cuestión recibe un impacto negativo por la visita de miles de personas que no piensan más que en sus gustos e intereses. Frente a esto, han aparecido voces que han hecho despertar conciencias, y que proponen justamente lo contrario: ¡marcharse del lugar visitado habiéndolo dejado un poco mejor que cuando llegaste!

Y para lograr esto, simplemente hay que ser un poco más responsable con cada acción que hagamos y cada decisión que tomemos. Presta atención, ¡porque hoy vamos a darte las claves para practicar turismo responsable en Menorca!

 

El turismo responsable empieza por ti

Ser un turista responsable implica organizar bien el viaje, y con la suficiente antelación para evitar cualquier posible imprevisto que te obligue a buscar alternativas de última hora que muy probablemente serán menos sostenibles y más caras que las primeras. ¡Así que ser responsable en tus viajes también hará que ahorres dinero!

Reserva tu alojamiento y tu coche de alquiler con tiempo, para evitar las subidas de precio de último momento. Y en cuanto al contrato del coche, asegúrate de viajar con un seguro a todo riesgo sin franquicia que cubra cualquier posible contratiempo.

 

Planificando bien tu viaje desde el principio evitarás elegir alternativas de última hora menos sostenibles y más caras

 

Busca un alojamiento sostenible

De entre todos lugares que puedes elegir para pernoctar, busca aquél en el que se apueste por los valores que quieres reflejar en este viaje. Una casa rural fabricada en piedra y madera en mitad del campo dejará siempre una menor huella ambiental que un edificio de hormigón y acero sobre la misma arena de la playa. Y si puedes informarte previamente de si la vivienda hace uso de energías renovables, ¡aún mejor!

 

Elige un alojamiento lo más sostenible posible. Respetuoso con el entorno y que utilice energías limpias

 

Respeta la naturaleza y el entorno

No se trata simplemente de no arrojar basura en los espacios naturales, o de no hacer pintadas en edificios históricos, ¡todo eso ya se da por sentado! El respeto por la naturaleza consiste también en darle la importancia que se merece a cada lugar que visites, y como decíamos hace unas semanas, practicar un poco de turismo slow.

 

Cuida el entorno, y disfrútalo al mismo tiempo, dando más importancia al medio que te rodea

 

Participa de la economía local

Un último punto a tener en cuenta hablando de turismo responsable, y desde luego no menos importante, es tratar de hacer un poco mejor la vida de los habitantes del lugar en el que tú estás de visitante. Piensa que ellos seguirán allí cuando ya te hayas ido, y sólo hay que utilizar un poco la empatía para saber qué les puede venir bien.

Por ejemplo, procura comer y comprar en negocios locales, que son los que van a mantener la riqueza de la zona. Claro que ir a un gran supermercado es más cómodo, pero esto a la larga no ayudará a preservar el tejido económico ni social del vecindario, y en eso consiste también el turismo sostenible.

 

Consumiendo en comercios locales y comprando en tiendas pequeñas contribuirás a aumentar la riqueza del lugar

 

Deseamos que esta filosofía viajera que se empieza a abrir camino te logre cautivar, y te veamos pronto en Menorca practicando turismo sostenible. Y el día que lo hagas, y necesites un medio de transporte para disfrutar la isla a tu ritmo, tendremos disponible para ti uno de nuestros coches de alquiler en Menorca.

Ruta por las bodegas de Menorca con tu coche de alquiler

 

Esta semana vamos a proponerte una ruta diferente por Menorca. Un viaje en el que aprenderás a conocer la isla, no mediante tus ojos, sino gracias a tu paladar. Ven preparado/a para disfrutar, ¡porque vamos a llevarte a degustar deliciosos vinos menorquines en sus bodegas más famosas! Todos con la denominación geográfica Vi de la terra Illa de Menorca, que aúna los vinos tradicionales de esta tierra.

Nuestro consejo es que alquiles con nosotros un coche de alquiler, y así podrás desplazarte por los distintos puntos de la isla sin preocupaciones. Eso sí, recuerda planificar bien tu viaje para no coger el coche justo después de la copa de vino, o de elegir algún conductor que no beba.

 

Bodegas Binitord

Empezaremos nuestra ruta al sur de Ciutadella, donde se encuentra la pequeña bodega familiar Binitord. Allí se producen unas 20.000 botellas al año siguiendo algunas prácticas de la agricultura ecológica, como el uso de abonos naturales y el pasto de ovejas para controlar las malas hierbas que crecen durante el año. Esto, sumado a que la bodega está construida en una antigua cantera, trae como consecuencia un impacto mínimo sobre el paisaje, fomentando así la conservación de los valores naturales de la isla.

 

La denominación de origen Vi de la Terra Illa de Menorca es la que agrupa todas las cosechas menorquinas

 

Finca Sa Marjaleta

Sin desplazarnos mucho de la zona, sólo unos kilómetros más al este encontramos la Finca Sa Marjaleta, donde se produce el vino Iamontanum. Este nombre viene de Iamona, que es como se conocía a Ciutadella en época romana. En esta bodega se cultivan las variedades syrah y viognier, siendo esta última muy exclusiva, ya que es una variedad difícil de cultivar y su uso no está muy extendido.

 

Muchas bodegas excavan sus bodegas en la piedra o utilizan viejas canteras para construirlas, respetando de este modo el entorno

 

Hort de Sant Patrici

Conduciendo hasta el pueblo de Ferreries, llegaremos hasta la Bodega Hort de Sant Patrici,  donde podremos acompañar sus exquisitos vinos con el queso tradicional que fabrican en la misma finca. ¿Se te ocurre un mejor compañero para el vino que un queso con D.O.P. Mahón-Menorca?

 

Bodegas Menorquinas

Siguiendo nuestra ruta hacia el este de Menorca, pararemos esta vez al norte de Es Mercadal, en las Bodegas Menorquinas, donde se produce el vino Ferrer de Muntpalau. Estas bodegas fueron las primeras de la isla en revivir la viticultura en Menorca tras dos siglos desaparecida, y las pioneras en producir vino bajo la denominación Vi de la terra Illa de Menorca.

 

Las variedades de uva syrah y cabernet sauvignon son las más cultivadas en Menorca

 

Sa Forana

En la zona sureste de la isla, en el término de Sant Climent, encontramos la finca Cugullonet Nou, donde se producen los vinos bautizados como Sa Forana. De este suelo calcáreo y pedregoso salen cada año unas 5.000 botellas, elaborados con uvas cultivadas exclusivamente en esta finca.

 

Los vinos de Menorca se venden en la misma isla en su mayor parte, así que tendrás que visitarla para saborearlos

 

Bodega Binifadet

En el municipio de Sant Lluis podremos visitar la bodega con mayor producción de la isla, la Bodega Binifadet. Además, es la única que fabrica vinos espumosos en Menorca. Si la visitas durante los meses de verano, podrás disfrutar de sus vinos en una preciosa terraza al aire libre rodeada de viñedos. ¿Qué mejor forma de disfrutar de un día caluroso que con una copa de buen vino en la mano?

 

Vinya Sa Cudia

Por último, nos dirigiremos al municipio de Mahón y entraremos en pleno Parque Natural de s’Albufera des Grau para encontrar la bodega Vinya Sa Cudia. Allí disfrutaremos de unos vinos procedentes de viñedos que sólo han sido regados por la lluvia, y que han soportado durante toda su vida los fuertes vientos de tramontana. ¿No te gustaría probar un sabor tan auténtico?

 

Muchas fincas en Menorca recurren a métodos ecológicos para el cultivo de la vid, como el pasto de ovejas entre las plantas

 

Si eres amante del vino, seguro que no dejarás pasar la oportunidad de hacer este viaje por los mejores viñedos de Menorca. Y si aún no lo eres, ¡es probable que te conviertas en uno después de recorrer esta ruta! Sea como sea, empieza a preparar las maletas, y reserva cuanto antes uno de nuestros coches de alquiler en Menorca. ¡Que no se te pase el verano!