Naveta des Tudons

La Naveta des Tudons, la obra de un gigante (I)

En nuestra ruta por los monumentos de Menorca, realizamos una de las paradas más esperadas durante el recorrido para contemplar la más apreciada y reconocida de las construcciones megalíticas de todo el archipiélago Balear, la Naveta des Tudons, un monumento formado por imponentes bloques de piedra erigido por una de las sociedades más fascinantes del Mediterráneo occidental, cuya historia se mezcla con increíbles mitos y leyendas locales capaces de desbordar nuestra imaginación.

Situada a pocos Km. de Ciutadella de Menorca, la Naveta des Tudons está considerada como uno de los yacimientos arqueológicos más destacados y representativos no solo de nuestra isla, sino de todo el archipiélago Balear, uno de los monumentos mejor conservados y más apreciados tanto por la población local como por los turistas, a los que siempre les sorprenden las dimensiones y el buen estado que presenta un monumento con más de 3.000 años de antigüedad.

Erigida unos 1.000 años a.C. durante el período talayótico, la Naveta des Tudons fue construida con fines funerarios para dar sepultura a un gran número de individuos, que con toda probabilidad formaron parte de un mismo colectivo. Durante las excavaciones que se realizaron en el interior del monumento, fueron hallados restos humanos de al menos 100 individuos distintos acompañados de diversos objetos personales, tales como pulseras de bronce, armas, ollas, botones de hueso y restos de cerámicas que quizás albergasen pequeñas ofrendas a los difuntos.

Frente a la Naveta des Tudons, nombre que recibe por la denominación local dada su forma de nave invertida, el visitante podrá apreciar un monumento de técnica ciclópea, construido a base de grandes bloques de piedra muy bien trabajados y regulares encajados en seco, sin haber sido empleada argamasa alguna. La estructura, con planta en forma de herradura alargada, presenta una longitud de unos 13,5 mts por unos 6,5 mts de ancho, cuyo interior queda dividido en dos plantas por grandes losas de piedras, dispuestas de igual manera en la cubierta del monumento.

En la fachada, prácticamente plana y orientada hacia el oeste, se encuentra la pequeña apertura de entrada que da acceso al interior, donde el espacio queda dividido en una antecámara, la cámara inferior con una piedra a modo de altar, y las grandes losas horizontales que forman el suelo de la planta superior, aunque en la actualidad, la entrada al interior de la naveta permanece cerrada a fin de evitar el deterioro de tan frágil monumento, así como quedar rotundamente prohibido subirse a su cubierta por el mismo motivo y por razones obvias de seguridad.

Imagen: Wikipedia