Faro de Favàritx, Menorca

El Faro de Favàritx, el vigía de las tierras de plata

Nuestra ruta por los siete faros de Menorca nos conduce al Cabo de Favàritx, en pleno Parque Natural de s’Albufera d’es Grau, donde la isla de Menorca nos descubre un paisaje agreste y erosionado por los constantes embates del fuerte oleaje y la tramontana, que desgastan aquí un territorio donde se alza orgulloso ante los elementos el emblemático Faro de Favàritx.

Construido en el año 1922 bajo el proyecto del ingeniero Miquel Massanet, el faro de Favàritx es el más moderno de los siete faros que protegen las costas de Menorca. De nuevo, el trágico número de naufragios que venían sucediéndose durante décadas en las aguas de la peligrosa costa norte de la isla, fueron los motivos que originaron el proyecto de una nueva luz en la oscuridad de la noche, un nuevo faro con el que se intentaba poner freno a los naufragios y víctimas que se había cobrado el mar en este tramo del litoral.

Dado que el camino de acceso todavía no existía para su construcción, algunos de los materiales esenciales para la construcción del faro tuvieron que ser transportados en embarcaciones hasta el peligroso enclave, aunque las rocas utilizadas para levantar los cerca de 30 mts de torre y el edificio adosado de dos plantas fueron extraídas del mismo territorio, donde todavía puede apreciarse la cantera de extracción a escasos metros del faro.

No obstante, no es la historia o la arquitectura del faro de Favàritx lo que nos atrae a este lugar, sino el conjunto formado por la nostalgia que despierta en nosotros la figura de un solitario faro ante el mar y el inhóspito paisaje que caracteriza aquí los representativos rasgos de la costa norte de Menorca, un territorio que atrapa al visitante en una atmósfera de aires místicos que hacen más creíbles las leyendas que se cuentan del singular enclave.

Aquí encontraremos numerosas pilas de piedras amontonadas, erigidas por aquellos visitantes que sostienen la creencia que al depositar una piedra más sobre una de las pilas, el faro les concederá el deseo de volver en un futuro a la isla de Menorca, una práctica muy extendida entre aquellos que visitan la isla y sujeta a otros lugares emblemáticos de Menorca, como en el faro de Cavalleria.

Otros no obstante, aseguran que a la luz de la luna, el contacto con el agua marina que durante los días de fuerte oleaje se depositan en una balsa natural que se encuentra junto al faro, recibe la fuerza, la energía y la fertilidad que les otorga el poder del mar y la luna. Y aunque no podemos asegurarle a nadie el resultado de los beneficios esotéricos de este lugar, de los que sí estamos convencidos es de la belleza que encontraremos en este territorio, en especial durante las puestas de sol y las increíbles noches de luna llena.

Acercarse al faro por la tarde para disfrutar de esos momentos de paz interior ante la fuerza del oleaje y sentir el viento en la cara, hace que al visitante le apodere la sensación de estar en los mismísimos confines de la tierra. Contemplar desde aquí la puesta de sol en pareja, hace que se detenga el tiempo en ese instante para ser recordado de por vida. Pero permanecer durante las noches de luna llena en este lugar y contemplar el reflejo de la luna en la pizarra que compone el territorio, nos permitirá contemplar las tierras de plata donde permanece uno de los vigías nocturnos de Menorca, el faro de Favàritx, otro de los lugares de obligada visita que te recomendamos desde Autos Vivó, ¡la empresa de alquiler de vehículos que le pone ruedas a tus ilusiones!

Cómo llegar al Faro de Favàritx

El faro de Favàritx se encuentra en el extremo del cabo homónimo al noreste de la isla, en pleno Parque Natural de s’Albufera d’es Grau, en el término municipal de Mahón.

Para llegar en nuestro vehículo desde Ciutadella de Menorca, tomaremos la Ctra. principal en dirección al núcleo urbano de Es Mercadal. Desde ahí partiremos en dirección norte por la Ctra. C-723 hasta encontrarnos con el desvío que deberemos tomar por la Ctra PM-710, a la que también podremos acceder desde Mahón, desde la que nos desviaremos por la Ctra-715, que nos conducirá directos a nuestro destino.

Otros lugares que quizás podrían interesarte antes o después de tu visita al faro son Cala Presili, Cala Tortuga, la bahía de Fornells (y su famosa “caldereta”) y por supuesto, el propio Parque Natural de s’Albufera d’es Grau.

Como siempre, desde Autos Vivó te aconsejamos que cargues el maletero del vehículo con los enseres necesarios para disfrutar de un día de turismo completo en la isla, ya que por el camino encontrarás mil y una actividades que no querrás perderte.

Así mismo, te recordamos que vayas siempre provisto de agua y protección solar para ti y para los tuyos, ya que muchas de las actividades que podrás realizar en la isla son al aire libre, bajo los fuertes rayos del sol de verano.


Ver mapa más grande

Imagen: Autos Vivó