Faro de Cap de Cavalleria

De ruta al faro de Cap de Cavallería

En esta ocasión, nuestra ruta por los siete faros de Menorca nos lleva hasta el “Cap de Cavalleria”, el extremo más septentrional de la isla. Una vez más, el enclave escogido para la edificación de uno de los faros construidos en nuestras costas, nos garantiza que éste se trata de un lugar desde el que podremos disfrutar de unas privilegiadas vistas a un entorno natural de gran belleza, uno de los incontables rincones de la isla del que no debéis olvidaros durante vuestra estancia en Menorca.

Construido en 1857 para poner fin a los numerosos naufragios que se sucedían en la zona desde el s. XIV, el faro del Cap de Cavallería (Cabo de Cavallería) permanece aun hoy en activo, y a pesar de haber perdido su lado más bohemio siendo reemplazada la presencia de un farero por un sistema automatizado, todavía conserva la belleza de una estructura en la que solo pueden apreciarse unos pocos cambios necesarios para mejorar su efectividad.

A una altura de más de 90 mts sobre el nivel del mar, el faro de Cavalleria ostenta la elevación más prominente de la isla entre el resto de sus hermanos, aunque la altura de la construcción es tan solo de 15 mts sobre el nivel del terreno. Se encuentra situado al borde de uno de los escarpados acantilados que configuran el abrupto paisaje costero en este punto de la isla, desde el que podremos ver “l’Illa dels Porros” e incluso parte del municipio de “Es Mercadal”. Y si el oleaje rompe con fuerza, podremos sentir los embates del mar rompiendo con fuerza contra las rocas de los acantilados.

El paisaje presenta las características propias del norte de Menorca, moldeado por los fuertes vientos de tramontana que durante los meses de invierno azotan el territorio, dejando tras de sí una escasa vegetación de arbustos bajos y extrañas rocas que parecen haber sido esculpidas a mano. Otra de las peculiaridades de la zona es la cueva que encontraremos en las inmediaciones del faro, desde la que podremos inmortalizar unas singulares imágenes del faro y el paisaje que lo rodea, quedando éstos enmarcados por la entrada rocosa de la misma cueva.

Una inolvidable puesta de sol

Si bien es cierto que cualquier momento es bueno para visitar el faro del Cabo de Cavalleria, nosotros os recomendamos con creces que acudáis al lugar poco antes del atardecer, con tiempo de margen para dedicarle la merecida atención al increíble paisaje, pero preparados para contemplar una de las puestas de sol más sorprendentes de Menorca, un momento único que perdurará en vuestra memoria para siempre, y que os aseguramos, no os podéis perder.

Las pilas de piedras

Durante vuestra visita al faro quizás llame vuestra atención unas pequeñas pilas de piedras que encontraréis amontonadas en los alrededores y que tan solo alcanzan una tímida altura de unos pocos palmos. La explicación la encontramos en una tradición local que se transmite a los visitantes de nuestra isla, a los que se explica que todo aquel que sumen una roca a una de estas pilas y lo haga con el deseo de volver algún día a la isla, tarde o temprano el deseo de volver a Menorca se cumplirá.

El Ecomuseo

Otro de los grandes atractivos que nos ofrece esta zona de la isla es el Ecomuseo de Cap de Cavalleria, una asociación sin ánimo de lucro que se dedica a investigar, proteger y difundir los recursos culturales y naturales de la zona de Cavalleria y el puerto de Sanitja, donde siguen realizándose trabajos de arqueología que nos descubren los restos de un campamento militar romano del s.I a.d.C, así como otros muchos hallazgos en el territorio que delatan la presencia en Menorca de diversas culturas y civilizaciones que han habitado en la isla a lo largo de la historia.

A fin de recorrer el territorio que abarca el Ecomuseo de Cap de Cavalleria sin perdernos detalle alguno, se recomienda iniciar nuestra visita en la casa de Santa Teresa, donde se ubica el centro de visitantes que ofrece información detallada de la zona a través de materiales audiovisuales y gráficos, incluyendo algunas de las muestras arqueológicas que han sido recuperadas de las excavaciones que se realizan en el puerto de Sanitja.

Además, desde el centro parten las siete rutas en las que la asociación ha dividido los puntos de mayor interés del territorio, una nueva oportunidad para descubrir y visitar junto a los tuyos los rincones más singulares que te ofrece el singular paisaje de Menorca. Y recuerda, en Autos Vivó le ponemos ruedas a tus ilusiones!

Cómo llegar al faro y al Ecomuseo de Cap de Cavalleria

El Cap de Cavallería se encuentra en el término municipal de Es Mercadal, en el extremo más septentrional de la isla. Para llegar en nuestro vehículo, partiremos desde la localidad de Es Mercadal siguiendo las indicaciones de “playas del norte” a través del “camí de Tramontana”.

Para llegar al centro de visitantes de la casa de Santa Teresa, del “camí de Tramontana” nos desviaremos por el “cami de Cavalleria”, siguiendo las claras indicaciones de la carretera que nos conducirán hasta el aparcamiento del centro.

Para llegar hasta el faro del Cap de Cavalleria, seguiremos en dirección norte por el “camí des Far”, una carretera estrecha desde la que podremos disfrutar de unas fantásticas vistas del paisaje menorquín y que nos conducirá derechos al faro, donde no tendremos problemas para estacionar nuestro vehículo y empezar con la visita del lugar.

Como siempre, te recomendamos cargar el maletero del coche con todos los enseres necesarios para disfrutar de un fantástico día de playa, por si terminas queriendo disfrutar de un agradable baño en una de las majestuosas playas y calas que encontrarás en los alrededores.

Así mismo, ves siempre provisto de todo lo que necesites para proteger a los tuyos del sol y el calor, teniendo siempre presente el agua, la protección solar, gorras, gafas de sol, etc.


Ver Faro de Cavalleria en un mapa más grande

Imagen: Autos Vivó