Archivo de la categoría: Poblaciones

Ruta por las poblaciones más destacadas de Menorca y los núcleos urbanos más importantes de la isla.

Alquila un coche en alquiler y conoce el Faro de la Isla del Aire

7 faros de Menorca y una ruta que no podrás olvidar – II

 

 

El Faro de la Isla del Aire

El otro día te presentamos una nueva ruta para realizar con tu coche de alquiler en Menorca: la ruta de los 7 faros que se alzan en la isla. Una experiencia que te llevará por los paisajes más increíbles, las historias más curiosas e interesantes, y, por el camino, la posibilidad de disfrutar de los pueblos de Menorca y su fabulosa gastronomía.

 

Vistas al Faro de la Isla del Aire

 

Y ahora ha llegado el momento de entrar en materia. Empezamos por el extremo sudeste de Menorca, por un faro que se levanta en el extremo más alejado. Tan alejado, que ni siquiera está “dentro” de la isla.

 

Conoce la playa de Punta Prima

 

El faro del islote

Punta Prima es una de las playas menorquinas más apreciadas por los visitantes, ¡y competencia, hay! Pero es que Punta Prima lo tiene todo:

  • Está cerca de Maó (sólo has de recorrer la carretera PM-702 en dirección sur, atravesar Sant Lluís, y seguir hacia el sur por la carretera de Sant Lluís-Biniacolla).
  • Aguas maravillosas
  • Comercios y servicios para todos (tanto la playa como la zona urbanizada pertenecen al término municipal de Sant Lluís)

Y, además, unas panorámicas increíbles. Porque, a unos 700 metros, emerge del Mediterráneo un curioso islote llamado Isla del Aire, en el que se encuentra el faro de piedra más alto de las Baleares.

 

Costa menorquina en Punta prima

 

Este faro, proyectado por el arquitecto Emili Pou, se empezó a construir en 1857 debido a la peligrosidad de esa parte de la costa. Dicha peligrosidad quedó patente ese mismo año, cuando uno de los botes que transportaban obreros y materiales a la isla naufragó, y uno de esos obreros murió ahogado. A menudo, antes de dejarnos salvar muchas vidas, la Historia se cobra unas cuantas como peaje.

 

 

Bondades y perjuicios del aislamiento

Hoy los faros están automatizados, pero en el momento de su inauguración, en 1860, su utilidad dependía de la constancia del farero, que se desplazaba allá con su familia. En esta isla se destinaban 3 familias, que debían convivir en espacios muy reducidos, aislados de Menorca por esos peligrosos 700 metros de corrientes y rocas ocultas. La tensión, inevitablemente, se acumulaba y explotaba en diferentes conflictos que ponían de manifiesto la dureza del trabajo y las condiciones en las que lo realizaban.

Estas condiciones perduraron durante más de un siglo: de la lámpara de aceite a la lámpara Chance de petróleo, y de ésta hasta su sustitución por una lámpara de gas automatizada, en 1976. A partir de aquel momento fue innecesaria la atención y el mantenimiento permanentes, y la isla del Aire quedó abandonada de nuevo, ocupada sólo por la imponente figura de su faro, a cuyos pies medran miles de ejemplares de lagartija negra, el reptil-icono de Menorca, así como varias especies de aves autóctonas y foráneas.

 

Playas en Punta Prima

 

Visitar esta isla, por tanto, es interesante no sólo por el faro sino por su valor ecológico, aunque eso sí, no te va a ser fácil: necesitarás alquilar un barco que te lleve y te traiga de nuevo.

Vale la pena el esfuerzo, eso sí, y será una nueva experiencia que añadir a la lista de cosas que viste con tu coche de alquiler en Menorca.

 

Ruta en coche de alquiler en Menorca por Sant Lluís

Lo mejor de los pueblos de Menorca: Sant Lluís

 

 

Dicen que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños, y esto en el caso de Menorca aplica a las mil maravillas. Es sorprendente la cantidad de rincones encantadores y lugares interesantes que puedes encontrar en esta isla, y a los que llegarás fácilmente con tu coche de alquiler.

 

Aunque si te alojas en Mahón no vas a tener que conducir mucho, porque hoy visitamos una población muy cercana: Sant Lluís.

 

¡Es el momento de afrancesarse!

 

Molino de Sant Lluís en Menorca

 

Otra capa de historia a la que acceder con tu coche de alquiler

 

Menorca concentra en su geografía tantísimos cambios y etapas históricas, que un simple recorrido nos lleva de ida y vuelta por los siglos, los moradores y los invasores.

En este caso se trata de un invasor de habla francesa: durante la guerra de los Siete Años (1756-1763), el ejército francés necesitaba un lugar donde alojar a las tropas, que al mismo tiempo sirviera para controlar la población rural que vivía dispersa en los alrededores.

 

Dicho y hecho, edificaron Sant Lluís, dándole un trazado que la distingue de las demás ciudades menorquinas: totalmente rectilíneo. La uniformidad de sus casas encaladas de blanco, con todos sus tejados dispuestos en orientación este-oeste, resulta sorprendente y diferencial. La perfecta integración de la iglesia neoclásica (dedicada a Luís IX) con la arquitectura que la rodea muestra a las claras cómo todo el núcleo se diseñó como un conjunto.

 

Iglesia de Sant Sant Lluís, Menorca

 

Las viviendas se ven salpicadas aquí y allá con algún viejo molino de trigo, como el Molí de Dalt, hoy reutilizado como museo etnológico. Y por sus calles, sobre todo en verano, es habitual encontrarse conciertos en mitad de la calle, así como el mercado artístico en el que los creadores y artistas locales exponen sus obras y la venden al público.

 

Rinconcitos de Menorca en coche de alquiler

 

 

El entorno de Sant Lluís

 

El interés de Sant Lluís no se agota en sus calles, sino que se extiende a su entorno rural y sus caminos, que te llevarán a pintorescos lugares como un talaiot prehistórico (saca la cámara) o una torre defensiva del siglo XVI (saca la cámara otra vez). Todo ello en rutas senderistas que acaban en calas inolvidables como Biniparratx, S’algar o Cala Rafalet, además de otras excelentes playas.

 

¿Qué mejor manera de rematar la visita refrescándote en el cristalino Mediterráneo que bañas las costas de Menorca?

 

Conoce las playas cercanas a Sant Lluís con tu coche de alquiler: Cala Rafalet

 

Luego a secarse, y de vuelta al coche, a descansar al hotel y a prepararse para otro magnífico día visitando Menorca con tu rent-a-car. ¿Qué nos deparará la próxima excursión?

 

Reserva ya tu coche de alquiler con Autos Vivó.

Viaje otoñal por Menorca en coche de alquiler

 

Menorca es encantadora en cualquier época del año, aunque por supuesto la mayoría de visitantes se concentran en el verano. Y ése es precisamente uno de los motivos que hacen tan atractiva una visita a la isla fuera de temporada: menos turistas, menos aglomeraciones, menos gente en las calas y en las calles, menos vehículos en la carretera cuando la recorras con tu rent-a-car en Menorca.

 

¡Descubre los secretos menorquinos a tu ritmo y sin agobios visitándonos en otoño!

 

Suaves otoños mediterráneos

 

Menos gente y mejores precios durante el otoño en Menorca

 

La menor afluencia turística otoñal en Menorca se refleja en todo, y todo es positivo para el visitante que llega cuando se acorta el día. La menor ocupación lleva a una mayor disponibilidad hotelera: podrás escoger mejores alojamientos, allá donde desees estar, y con mejores precios.

Pero eso es sólo el principio.

 

Menorca es una isla pequeña con un sistema vial limitado por su geografía. Esto significa que alquilar un coche te permite recorrerla por completo en poco tiempo… pero también que un pico de visitantes puede hacer la circulación mucho más densa y agobiante en mitad del calor veraniego.

En otoño las carreteras quedan despejadas, una vía libre para que tu coche de alquiler te lleve a cualquier ciudad, a cualquiera de nuestros hermosos pueblos blancos, a cualquier monumento o cualquier cala, sin problemas de aparcamiento ni agobios de ningún tipo.

 

Viaje en ruta con auto de alquiler en Menorca

 

Esos suaves otoños mediterráneos en Menorca

 

La otra gran baza de la isla en otoño es su cálida temperatura. El calor acumulado en el Mediterráneo durante el verano suaviza la entrada del frío, alargando la temporada de baño y creando tentaciones constantes: encontrarás todas las calas semi-vacías, las aguas transparentes todas para ti… y te apetecerá darte un baño en las aguas de Menorca incluso si el tiempo no termina de acompañar. ¡Dale el gusto al cuerpo!

 

Aguas templadas en Menorca en otoño

 

También en otoñoen Menorca se abren posibilidades menos recomendables para el verano. Visitar Mahón o Ciutadella es obligado vengas cuando vengas, igual que visitar los fuertes ingleses o los restos talayóticos que salpican la isla.

 

Visita Ciutadella durante el otoño

 

Pero atractivos como el Camí dels Cavalls pueden ser duros en verano: se trata de un camino que rodea toda la isla por el litoral, cuyo origen se remonta a antes incluso del siglo XV. Este camino se construyó como medida de protección en una isla constantemente asediada por los piratas berberiscos, y por los diferentes invasores que fueron pasando por la península ibérica, y está salpicado de fuertes y torreones defensivos que es un espectáculo ver.

 

Hoy, el Camí dels Cavalls en Menorca ha sido recuperado y rehabilitado como ruta excursionista que puedes realizar a pie, en bici o incluso a caballo. Un total de 185 kilómetros de paisajes increíbles, fotografías escandalosas y recuerdos imborrables… con una temperatura más que aceptable, y mucho menos severa que cuando se realiza la misma ruta en pleno agosto.

 

el Camí dels Cavalls en Menorca es ideal para visitar en otoño

 

Es sólo un ejemplo de las muchas ventajas de visitar la isla en otoño: atractivos especiales, soledad y espacio, mejores precios, temperaturas ideales, y todo el territorio abierto para llegar con tu coche de alquiler sin complicaciones.

 

Si a este otoño ya no llegas, ¡más vale ir preparando el que viene!

Lo mejor de los pueblos de Menorca: Es Castell

 

Un rent a car en Menorca significa libertad para explorar la isla y descubrirla por tu cuenta, a tu aire, a tu ritmo, sin que nadie te arrastre arriba y abajo. ¿A dónde te llevará hoy tu coche de alquiler? Nuestra propuesta para hoy es un paseo por la historia británica de Menorca en uno de sus pueblos más emblemáticos: Es Castell.

 

Paseo en coche por la historia británica de Es Castell, Menorca

 

En coche de alquiler hacia el amanecer

Los rayos de sol del amanecer caen primero, siempre, en Es Castell. Construido en la punta oriental más extrema de Menorca, este pueblo es el genuino levante español. Pero más allá de esta curiosidad geográfica, Es Castell esconde una agitada historia de intercambios y fortalezas y piratas que no te puedes perder.

 

Amanecer por la ruta en auto de alquiler en Menorca

 

La población tuvo su origen en una fortaleza, el Castillo de San Felipe, construido por los monarcas españoles en el siglo XVI para proteger la entrada al puerto de Mahón. En aquella época el peligro eran los ataques de los piratas otomanos, y en especial de Barbarroja.

El éxito de sus murallas y baterías en la defensa de los ataques piratas propició que muchos habitantes de Mahón fueran a vivir a los pies de la fortaleza, construyendo allá sus casas. Aquella población accidental se conocía entonces como s’Arrabal de Sant Felip.

 

Barco y antiguas ruinas en viaje en coche de alquiler en Menorca

 

Tras los problemas que dicha población ocasionó a la defensa de la misma fortaleza durante el asedio francés de 1756, se trasladaron las viviendas a un punto algo más alejado, y bajo dirección inglesa, se construyó en 1771 un nuevo pueblo con el clásico trazado ortogonal, al que llamarían Georgetown, que sería el núcleo de la población actual. Aquel mismo siglo la zona pasaría de control francés al británico, luego de nuevo al francés, y finalmente a manos de la monarquía hispánica 1782.

Fue entonces cuando volvió a cambiar de nombre, pasando de Georgetown a Real Villa de San Carlos (en honor a Carlos III de España), o como la conocía todo el mundo, Villacarlos. Para entonces, y pese a su cercanía, la población ya se había emancipado de Mahón y disfrutaba de plena autonomía municipal.

 

Conoce el antiguo muelle de pescadores de Cales Fonts durante tu estadía en Menorca

 

Y así llegamos hasta hoy, con la villa renombrada como Es Castell en referencia al castillo original (cuyas baterías pueden visitarse). Otra joyita menorquina donde podrás ver también su ayuntamiento de arquitectura británica, un interesantísimo museo militar, o el antiguo muelle de pescadores de Cales Fonts, en la que las terrazas de los bares miran siempre al mar y el amanecer, y las tiendas de artesanía se refugian en cuevas que antes refugiaron a los marineros menorquinos.

 

¡Tenéis que verlo!

 

Que ver en Menorca: el museo militar

 

Cómo llegar a Es Castell

Si te alojas en Mahón no tendrás que conducir mucho, porque Es Castell está a unos pocos kilómetros hacia el este. Si te alojas en Ciutadella el trayecto es más largo, pero igualmente sencillo si tienes coche de alquiler en Menorca: sólo has de tomar la Me-1 hacia el este cortando la isla durante unos 50 kilómetros. ¡En menos de una hora te plantarás en la punta más oriental de España!