Archivo de la categoría: Ruta Monumentos

Ruta por los monumentos más destacados de Menorca

Ruta por iglesias y capillas menorquinas IV

¡Seguimos con nuestra ruta por iglesias y capillas menorquinas! En las partes uno, dos y tres hemos recorrido en nuestro coche de alquiler la historia del cristianismo en Menorca, a través de sus edificios, desde el extremo oriental de la isla hacia el occidente. Hoy continuamos nuestro camino hacia Ciutadella. Pero, antes, ¡tenemos dos paradas previas!

 

Alaior

Alaior es uno de esos pueblos que se originaron durante la Edad Media entorno a una gran edificación comunal: un mercado, un castillo… o en este caso, una iglesia. La iglesia de Santa Eulàlia.

Sabemos de su construcción durante el siglo XIV y probablemente antes (tanto en la fachada como en el muro lateral podrían quedar arquivoltas y otros elementos anteriores al XIV), aunque fue reconstruida a mediados del siglo XVII en estilo renacentista, con influencia manierista y algunos elementos barrocos.

Pero no es ésta la única edificación religiosa de Alaior: en la playa de Son Bou, dentro del término municipal, encontramos los restos de la Basílica de Son Bou, datada en el siglo V, y donde aún puede verse una inusual pila bautismal, cilíndrica en el exterior y con forma de cruz en el interior.

Otro aspecto muy destacable es la pared recta de la cabecera, que no sobresale, y que la relaciona más con las basílicas del norte de Siria durante los siglos V y VI, que no con las de su entorno mediterráneo más inmediato.

Ferreries

Si seguimos nuestra ruta en coche de alquiler por Menorca, en busca de edificios religiosos, la última parada antes de llegar a Ciutadella es el pueblo de Ferreries. Un pueblo interesante en el corazón de la isla, que vale por sí mismo una visita.

Este pueblo, como Alaior, nació en la Edad Media entorno a la Iglesia de Sant Bartomeu. De forma muy leve y dispersa, eso sí: hasta mediado el siglo XVII no encontramos aquí un casco urbano digno de tal nombre.

Se caracteriza por estar hecha en marés, y en origen tenía una orientación opuesta a la actual. Eso hace que su disposición interna sea singular: el coro no está al final de la nave, sino en un ábside trapezoidal.

Actualmente, la mayoría de imágenes y altares son contemporáneos, dada su destrucción durante la Guerra Civil.

Y ahora sí, estamos listos para coger nuestro coche de alquiler en Menorca y llegar a la última etapa del viaje: los edificios religiosos de Ciutadella.

Ruta por iglesias y capillas menorquinas II

El otro día comenzamos nuestra ruta por el arte sacro menorquín en la capital, con las iglesias medievales de Mahón. Hoy no hará falta coger tu coche de alquiler en Menorca para seguir con la visita, porque no nos vamos a mover de la capital.

En el espacio, al menos. Pero sí nos moveremos en el tiempo, visitando algunas de las iglesias más modernas e igualmente interesantes de la ciudad.

 

Iglesia de Nostra Senyora del Carme 1726

Esta preciosa iglesia de estilo neoclásico (la primera que lo explota en su plenitud en la isla) impacta por su amplitud y su belleza compositiva, y tiene su origen en un conflicto. 

Y es que, cuando los monjes carmelitas quisieron instalarse en Mahón y comenzaron a construirla, en 1726, se encontraron con la oposición de otra comunidad monástica: la de los franciscanos, que no querían competencia en la ciudad. Eso llevó a la paralización de la obra durante décadas, y de hecho la fachada principal quedó inacabada.

www.menorca.es

Iglesia de Sant Francesc d’Assís-Mahón

Bien cerca de la iglesia de los carmelitas tenemos la de sus opositores, los franciscanos. Ellos se habían instalado en Mahón en 1459, sobre el acantilado del puerto, aunque hoy, salvo el claustro, no queda nada de la iglesia original. El edificio actual se empezó a construir en 1719, y destaca su cubierta tardogótica, y la capilla octogonal de la Concepción.

www.menorca.es

Iglesia de la Concepción

Esta interesante iglesia es conocida popularmente como “la iglesia de los griegos”, ya que fueron estos los que la construyeron en 1749: durante la dominación británica vivió en Mahón una dinámica colonia griega, que celebraba aquí sus ritos ortodoxos.

Es una obra de estilo bizantino con planta de cruz griega, con un espacio interior único en toda Menorca, de altos techos y juegos de sombras y proporciones impresionantes.

www.menorca.es

Aunque en la ciudad quedan algunas iglesias más, Menorca es más grande de lo que parece y nos queda mucho por ver ahí fuera. ¿Cogemos nuestro coche de alquiler y partimos de ruta hacia el oeste?

¡Síguela en el siguiente artículo sobre iglesias y capillas menorquinas!

Naveta des Tudons

Puntos clave de la historia de Menorca: la cultura Talayótica

 

Hoy visitas Menorca y descubres una preciosa isla mediterránea, con hermosas playas de aguas turquesa, un lugar de descanso y placer, con mucho por ver y mucho por disfrutar.

Pero esto, no siempre ha sido así.

Hubo una época, muchísimo tiempo atrás, en que la vida era infinitamente más dura, y hombres y mujeres debían dar lo mejor de sí mismos para prosperar en un entorno peligroso… en una Menorca en la que habitualmente había que luchar.

Esta semana, cogemos nuestro coche de alquiler en Menorca para realizar no sólo un viaje físico, sino también un viaje en el tiempo.

Descubriendo la Menorca prehistórica

Los humanos llegaron a esta isla hace más de cuatro milenios. Aquellos hombres y mujeres traían consigo conocimientos: el de la construcción básica, el de la agricultura y la ganadería. Y el de los metales.

Primero, aprendieron a dominar el bronce. Pronto se pasaron al hierro, con el que fabricarían eficaces herramientas, y armas mortíferas. Y, mientras tanto, desarrollaron una arquitectura propia, que hoy todavía podemos ver con admiración, repartida por toda la isla.

El mejor punto para empezar este viaje en el tiempo es en Ciutadella. Para empezar, porque en su Museo Municipal encontraremos una amplísima colección de materiales arqueológicos de     esa época prehistórica, así como explicaciones generales que te ubicarán en el tiempo para todo lo que verás durante el resto del día.

Y ahora, ¡es el momento de coger tu coche de alquiler!

Navetas y poblados de los honderos más peligrosos del Mediterráneo

Saliendo de Ciutadella por la Me-1 en dirección a Ferreries, en el km. 40, encontrarás el edificio talayótico más emblemático de la isla: la Naveta des Tudons.

El nombre lo comprendes en cuanto la ves: los menorquines prehistóricos la construyeron como una barca boca abajo, en técnica ciclópea, con grandes sillares de piedra caliza encajados entre sí. Es asombroso verla ahí, erguida y orgullosa tres mil años después, sin argamasa ni nada entre sus sillares más que el peso y el tiempo.

La Naveta es un monumento funerario, en el que se hallaron los cuerpos de un centenar de personas, hombres y mujeres, muertos en el primer milenio antes de Cristo.

¿Quiénes eran? Nunca lo sabremos con certeza. Pero el visitante, ahí en la Naveta, puede imaginar que esos hombres y mujeres pudieron ser honderos, como los que poco después aparecerían en las crónicas de la antigüedad.

Y es que cartagineses primero, y romanos después, todos quisieron incorporar en sus ejércitos uno o dos batallones de honderos baleares. Ningún otro pueblo era tan eficaz con las hondas: al comienzo de la batalla, eran capaces de barrer las filas enemigas con una lluvia de piedras que mataba a muchos, y dejaba al resto “blandito” para el cuerpo a cuerpo.

Naveta des Tudons

 

¿Quién dijo que Menorca era sólo una isla para el descanso y el relax?

Vayas a donde vayas, en esta isla, siempre vas a toparte con esos honderos de la Edad del Hierro, y con sus monumentos y sus poblados.

  • Torretrencada, un poblado en el que encontrarás una de las taulas (un tipo de monumento con forma de mesa) más bellas de la isla, y que perduró hasta la conquista romana del 123 a.C.

Torretrencada

 

  • Desde Alaior, ve hacia el sur hacia Torre d’en Galmés. Es el mayor poblado prehistórico de Menorca: más de 66.000m2 en lo alto de una colina en el sur de la isla.

Torre d’en Galmés

 

  • Al salir de Torre d’en Galmés, aprovecha y sigue al sur hasta Calescoves. Te asombrarán las tumbas excavadas en las rocas.

 

  • Talatí de Dalt, ya llegando a Mahón, es uno de los poblados mejor conservados, con su talayot elíptico, el recinto de la taula, o incluso viviendas y cuevas.

Talatí de Dalt

 

  • Trepucó, en Mahón, es otro de los poblados prehistóricos más grandes de la isla: un área de casi 50.000m2, de resto de muralla y torres, y con otros dos talayots para visitar.

Trepucó en Mahón

 

Imagina aquellos hombres y mujeres, vestidos con sus telas y sus pieles, atentos a los barco de posibles invasores, desde sus torres y sus murallas. Afilando lanzas, cuchillos y espadas. Y, sobre todo, preparando las hondas, para hacer el mayor daño posible antes de que el invasor pisara tierra.

¡Eran otros tiempos, aquellos! Y otra Menorca. Pero aún puedes revivirla. Sólo tienes que reservar tu auto de alquiler en Autos Vivó, y visitar todos estos puntos, tocar las piedras que ellos tocaron, pisar el suelo que ellos pisaron.

Y sentir que Menorca es mucho más de lo que parece a simple vista.

Menorca francesa: Lugares clave de la dominación francesa de la isla

 

Si la semana pasada hablamos de la importancia que tuvieron los años bajo dominio inglés para el desarrollo de Menorca, en esta ocasión hablaremos de su conquista por parte de los franceses, y en cómo influyeron en la isla a pesar de que su estancia no duró más que 7 años.

En esta ruta recorreremos los lugares más destacados de esta parte de la historia menorquina, parándonos en cada uno de ellos para contarte algunos detalles interesantes que quizás no conozcas. Recuerda alquilar un coche con nosotros para desplazarte por estas distintas localizaciones, y así moverte por la isla sin complicaciones, ¡y con toda la atención puesta en estas maravillosas historias!

 

Castillo de San Felipe

El día de Pascua de 1756 desembarcaron en Ciutadella 12.000 soldados franceses al mando del Duque de Richelieu, aprovechando que la guarnición inglesa se encontraba en Mahón, ocupando de este modo la ciudad. Desde allí, las tropas francesas atravesaron la isla, y se dirigieron a sitiar el castillo de San Felipe, situado en la orilla sur de la bocana del puerto de Mahón, y donde resistían 2.500 hombres.

Los británicos, mandados por el gobernador sir William Blakeney, se defendieron heroicamente, pero no pudieron resistir ante el mayor número de los franceses, por lo que capitularon dos meses después.

Tras el fin de la Guerra de los Siete Años, Menorca volvió a manos inglesas y el castillo fue ampliado en varias ocasiones, hasta que años más tarde, con el regreso de los españoles, se ordenó su demolición definitiva. Aún quedan restos en su superficie, pero lo más impresionante de esta visita se encuentra bajo tierra: ¡varios niveles de galerías subterráneas realizadas por aquellos soldados de uno y otro ejército que vivieron allí durante meses!

 

Las tropas francesas sitiaron a los ingleses en el castillo de San Felipe en 1756, hasta que capitularon dos meses después

Imagen vía: Menorca.es

 

Fuerte de Malborough

A escasos 500 metros del castillo de San Felipe, justo al otro lado de la cala de Sant Esteve, se encuentra el Fuerte de Marlborough, levantado por los británicos en 1720 en honor de Sir John Churchill, duque de Marlborough, el general británico más destacado de la época.

Este edificio sufrió dos asedios en su historia: el de los franceses a su llegada en 1756; y en 1781 por parte de los españoles, que acabaron haciéndose con el dominio de la isla. El año siguiente la fortaleza fue destruida, y los británicos se encargaron de levantarla de nuevo cuando volvieron a tomar el control. A día de hoy podrás visitar sus galerías y su foso, ¡e imaginar lo duro que debió haber sido resistir allí dentro!

 

La historia francesa de Menorca terminó con la firma de la paz de París de 1763, por la que Francia devolvió a Inglaterra la posesión de Menorca

Imagen vía: Menorca.es

 

Origen del Camí de Cavalls

Al ocupar los franceses Menorca, consideraron un error por parte de los ingleses el haber reunido todas sus defensas en torno al puerto de Mahón, puesto que les habían dejado vía libre a ellos para entrar por Ciutadella. De este modo, decidieron que esto no podía pasarles a ellos, y dedicaron muchos esfuerzos a reforzar todo el perímetro de la isla.

Como consecuencia de esto, ampliaron y mejoraron los caminos que pasaban junto a la costa, para permitir a los soldados llegar a pie o a caballo hasta cualquier cala, en caso de que un desembarco enemigo así lo decidiese. Y de este modo, pusieron las bases de lo que hoy llamamos el Camí de Cavalls, un sendero que circunvala Menorca por completo. ¿Quién iba a decirles a los franceses que este camino con fines militares iba a convertirse en una ruta que la gente recorre hoy en día para relajarse y disfrutar de la naturaleza?

 

Los franceses ampliaron y mejoraron los caminos que pasaban junto a la costa, para permitir a los soldados llegar a pie o a caballo hasta cualquier cala

 

Fundación del pueblo de Sant Lluís

La última parada en nuestro camino la haremos en un pueblo que no existiría de no ser por el paso de los franceses por Menorca: El pueblo de Sant Lluís. Los franceses levantaron una iglesia dedicada al rey Luis XV en la garriga de Binifadet, con la intención de agrupar las parcelas y viviendas que había por la zona. Después, el pueblo se diseñó al estilo neoclásico de la época, y esa es la razón por la que cuenta con todas sus calles perpendiculares entre sí.

 

Los franceses levantaron una iglesia dedicada al rey Luis XV y construyeron el pueblo con calles ortogonales

 

La historia francesa de Menorca terminó con la firma de la paz de París de 1763, por la que Francia devolvió a Inglaterra la posesión de Menorca. Y como habrás podido comprobar, ¡en los 7 años que gobernaron la isla no se dieron ni un descanso!

Esperamos que esta ruta histórica te haya gustado igual que a nosotros, y ahora aprecies más estos lugares de Menorca que hemos visitado. Y por supuesto, ¡no olvides alquilar tu coche con Autos Vivó en tu próxima visita a Menorca!